Los directivos de Geoalcali continúan abandonando el barco

Hasta tres caras visibles de la empresa que pretende explotar la mina de potasa junto a Yesa, han vendido sus acciones en la matriz Highfield Resources obteniendo millones de euros de beneficios.

mapa-mina-e1438193405584-1024x457

Imagen de la superficie que abarca el proyecto minero Muga. En amarillo la planta en superficie, en rojo la explotación subterránea.

La publicación de las cuentas anuales de Highfield Resources Limited pone de manifiesto que la fuga de directivos y promotores de su filial Geoalcali, que pretende explotar las minas de potasa en territorio aragonés y navarro, no se limita a la ya anunciada del que fuera Director de Desarrollo y cara visible del proyecto, Pedro Rodríguez.

Como ya explicábamos en un artículo anterior, en un primer momento Geoalcali perteneció a Geoxtrex Gestión Minera S.L., sin embargo, el 10 de agosto de 2012, Geoalcali pasa a manos de KCL Resources Limited, una sociedad australiana que, posteriormente, sería adquirida por Highfield Resources, el 12 de octubre de 2012, por un total de 150.000.000 acciones para los directivos de KCL, que en gran medida son los mismos que dirigen Highfield Resources.

Estos 150 millones de acciones se dividían de la siguiente forma:

Accionariado en 2015

Los miembros fuertes de Geoalcali tenían un alto porcentaje de las acciones de la matriz Australiana, algo bastante lógico ya que eran los principales valedores del proyecto y mostraban su confianza siendo principales accionistas, así mismo lo reflejaban las cuentas anuales de 2015 de la propia Highfield, en su página 72.

En ellas se mostraban la importante cantidad de acciones que tenían los principales responsables de Geoalcali. Pedro Rodríguez tenía un montante de 7.521.504 acciones, Raúl Hidalgo Fernández tenía 8.410.962 acciones y José Manuel Prada Fernández tenía 8.396.504 acciones.

Marcha de Pedro Rodríguez y Anthony Hall

En los 3 últimos meses el desconcierto y los cambios han sido constantes en la cúpula de Highfield Resources.

El pasado mes de marzo se producía un hecho relevante en el accionariado de Highfield Resources, Pedro Rodríguez uno de los principales representantes del proyecto en el Estado español sorprendía al mercado vendiendo la totalidad de las acciones que tenía en posesión. Unos meses después se conocía que junto a Anthony Hall abandonaban el consejo de administración de la propia Highfield Resources.

Acciones de Tipo B

Las acciones tipo B son los 50.000.000 de acciones que estaban destinadas a ser cotizadas y pasar a manos de los directivos que vendieron Geoalcali bajo la condición de que se antes del 18 de octubre de 2017 se tuvieran todos los permisos vigentes y se alcanzara una producción de 500.000 toneladas/año en las minas abiertas en el Estado español, de las que a día de hoy, ni siquiera Mina Muga, el más avanzado de los proyectos, tiene los permisos, encontrándose en fase de resolución del Estudio de Impacto Ambiental.

Ante el retraso en los permisos, por las diferentes deficiencias encontradas, y dada la complejidad del proyecto, Highfield Resources decidió ser aconsejada por unos expertos australianos y tras recibir asesoramiento y por decisión del consejo de administración el pasado 28 de septiembre  se anunciaba que la empresa iba a reducir las reservas en 11.500.000 de dólares australianos.

¿Por qué la reducción? Las reservas son como un remanente, un colchón que tienen las empresas para hacer frentes a determinadas situaciones, en este caso el tener que compensar a determinadas personas con 50.000.000 de acciones supondría un gasto para Highfield Resources.

La empresa reconoce en el propio documento que es casi improbable alcanzar el objetivo fijado para tener que abordar ese pago de 50.000.000 de acciones por lo tanto disminuyen sus reservas en 11.500.000 de dólares australianos que es el coste que estimaba que podría suponer este asunto.

Imaginen el dinero perdido por esas personas que esperaban obtener 50.000.000 de acciones de forma casi gratuita y que luego podrían vender en bolsa a un precio muy superior.

Accionariado en 2016

El pasado 30 de septiembre la propia Highfield Resources presentaba a través de los órganos oficiales de la bolsa australiana sus cuentas anuales 2016, en la página 98 de estas cuentas uno puede comprobar el estado actual del accionariado de la matriz australiana, donde llama la atención que ilustres nombres, que pueden ser identificados como la cara visible de los proyectos mineros en Nafarroa y Aragón, no estén entre los accionistas de Highfield Resources.

En ese sentido, Raúl Hidalgo desaparece del accionariado, recuerden que justo hace un año tenía 8.410.962 acciones, José Manuel Prada Fernández también desaparece con 8.396.504 de acciones, y Pedro Rodríguez desaparece del accionariado, recuerden que tenía 7.521.504 acciones.

Para más detalle y por si alguien sigue leyendo las cuentas anuales en la página 100 podrá encontrar las acciones tipo B antes citadas, pero recuerden lo que comentaba unas líneas más arriba la propia Highfield Resources reduce sus reservas ante la imposibilidad del alcanzar los objetivos para la conversión de estas mismas.

Conviene entender esto ya que sino alguno podría pensarse que los principales cabezas del proyecto en el Estado español siguen perteneciendo al accionariado, pero hay que recordar que estas acciones tipo B todavía no han sido emitidas y no parece que lo vayan a ser, por lo tanto no pueden ser vendidas ya que no las tienen en posesión.

¿Desbandada en Geoalcali?

Resulta curioso que tras las venta de las acciones por parte del Director de Desarrollo de Geoalcali, unos meses después se produjera la marcha del consejo de administración tanto por su parte como por Anthony Hall, dos de los principales representantes del proyecto en el Estado español, sin embargo, una vez conocidos los datos del accionariado las conclusiones que se pueden empezar a sacar parecen bastante claras.

Los principales representantes del proyecto han vendido todas sus acciones de Highfield Resources, por los precios en los que se ha movido el mercado, siempre con valores superiores a un dólar australiano (0,69 euros a 30 de octubre), las plusvalías han tenido que ser cuantiosas, tal y como desglosábamos podría haber sido la venta de Pedro.

A unos meses vista de obtener todos los permisos según anuncia la empresa a bombo y platillo de forma constante, conocer que los propios directivos de Geoalcali están abandonando el barco por la parte trasera, y con los bolsillos llenos, llama la atención. ¿Acaso ya no confían en el proyecto? ¿Piensan que no van a obtener los permisos oportunos? O quizás tan solo les importaba obtener unos jugosos beneficios en el mercado bursátil gracias a la especulación con los permisos mineros y realmente la explotación en sí era lo menos importante.

Para visitar el sitio web de la publicación, pinchar aquí

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s